admira brand pymes

Ha sido cada vez más frecuente la connotación negativa que se tiene hacia los empaques de plásticos, sobre todo con el lanzamiento de opciones que aunque sí más costosas, son más amigables con el medio ambiente, y en vísperas de un clima de precaución debido al cambio climático, se ha vuelto de gran importancia el uso de polímeros derivados del petróleo como fuentes de empaque o contenedores.

 

¿Cómo afecta ésta nueva perspectiva a la industria y que medidas se han tomado para frenar el uso masivo de plásticos como empaques o desechables?

 

El despegue de los plásticos

 

El uso de polímeros derivados del petróleo es realmente algo reciente. Si nos vamos a las primeras dos décadas del siglo pasado, los primeros empaques que se utilizaban eran de celofán o PVC (policlorovinilo), ambos todavía usados en la actualidad sobretodo el segundo en la industria alimentaria.

 

La búsqueda de medios de protección y transporte siempre fueron relevantes en las diferentes industrias, el uso de frascos de vidrio, metal, cerámica, cera, barro o papel fueron la norma hasta que la tecnología alcanzó a crear un plástico lo suficientemente estable, inocuo y barato para ser usado.

 

Fue hasta ese entonces que pudimos envasar con gran facilidad gran cantidad de productos y materias primas, polímeros como el teflón, policarbonto, PVC, polietileno de alta y baja densidad son de los plásticos más usados para contener diversos productos, pero esto ha sido a un gran costo ambiental: ya que son fácilmente desechables y por lo tanto de vida útil corta y no existe el hábito de reciclarlos, su acumulación contamina grandes cantidades de superficie terrestre y marítima.

 

¿Cuál es la perspectiva a para los plásticos?

 

Cada vez más países del mundo están tomando fuertes medidas a favor del desuso de los plásticos en empaques desechables, lo cual ha creado un vacío que ciertamente es difícil de rellenar con algún otro sustitutos.

 

Ciertos productos han optado por el uso de materiales fáciles de reintegrar en el ciclo de uso y degradación, sin embargo han resultado bastante más costosos. Por otra parte hay negocios que  simplemente promueven la venta directa sin ninguna clase de empaque y aunque ésta sea una política loable, realmente no es totalmente aplicable a todos los productos o servicios.

 

¿Entonces qué viene? Estamos en una transición en la cual todavía no existe una respuesta clara y contundente, sino que apenas estamos desvelando el camino por el cual seguiremos el proceso de empacado y trasladado. En este viajes tenemos que priorizar dos cosas, una más relevante que la otra: hacer que el empaque sea amigable con el ambiente y que sea preferentemente barato de usar.

 

EYPM es una empresa de ingeniería, integración y desarrollo enfocada en dar soluciones y soporte en el amplio campo de la ingeniería, mantenimiento y servicios en la industria de manufactura. Encuéntranos en Facebook y en Twitter como @EYPMing